Biography

Juan del Pozo, Madrid 1969                             ⇒⇒⇒English version

 

Hijo del pintor sevillano José Rodríguez López (autodidacta) comenzó dando los primeros pasos en el mundo de la pintura en el taller de su padre. A finales de los años 80 estudió en la Escuela de Artes Plásticas de Madrid, realizando su primera exposición individual en 1988. Es en la capital donde prosigue sus estudios con otras técnicas artísticas en el Taller 7 de grabado.

En el transcurso de estos años ha realizado más de 20 exposiciones en varias ciudades de España entrando de lleno en el mercado del arte. Asimismo, ha llevado a cabo proyectos como muralista en TVE, diseños de espacios y paisajismo y ha producido varias ediciones de grabado para multinacionales. Su particular habilidad con muchas de las técnicas de expresión artística le llevó a ser el director artístico de la empresa Idealiza de artes temáticas, donde elabora varios trabajos para algunos parques temáticos en España como Terra Mítica, Warner, etc. Durante este periodo y trabajando en el mundo de la arquitectura, profundizó en conocimientos de diseño digital realizando logotipos, y diseñando páginas webs y carteles.

Después de este paréntesis con otras disciplinas creativas, retoma las técnicas tradicionales del arte de la pintura y su obra sale de España para realizar exposiciones en Portugal, Reino Unido, Dubai y Tokio.

Aunque Juan del Pozo tenga conocimientos de múltiples disciplinas creativas en escultura, grabado, artes gráficas y digitales siempre ha considerado a la pintura como la máxima de las expresiones artísticas. La técnica pictórica del artista es muy cuidada en la composición y construcción de la obra, así como también en el color, donde llama la atención la gama de los azules y amarillos, unos colores que aplicados en múltiples matices enriquecen el contenido de la obra. Aprovecha, además, la textura del propio óleo y su soporte, haciendo pinturas muy matéricas con un trazo visible, usando la dirección del pincel para dar movimiento al motivo.

En el paisaje urbano de Juan del Pozo los edificios reciben como pantallas las luces y los colores utilizando la arquitectura como expresión de la luz. Y los temas tanto intimistas como interiores detienen al espectador en un pulso mantenido entre el recuerdo y el anhelo, despertando inquietudes. Aunque la obra se considere como realismo figurativo, trata de llevar al espectador más allá de la simple forma.

 

Entrevista >>